Empresa
Productos
Servicios
Documentación
 
HOME
» Novedades
» Historial de noticias
 
 
Acceso restringido

Usuario
Contraseña
 
Links de interés:

» Ministerio de Sanidad y Consumo
» FDA (Foods & Drugs Administration)
» Chemfinder
» AE Farmaceuticos Formulistas
» Pharmaceutical Compounding

+ ver más links
Noticia ID: 9
RESVERATROL: Antioxidante Parte 1 de 2.
Publicada el 09/06/2009
La actual historia del descubrimiento de los genes de la longevidad empieza en el siglo XX con los experimentos acerca de la restricción calórica en animales. Clive M. McCay, científico nutricional de la Universidad de Cornell en Nueva York fue uno de los primeros y más exitosos investigadores en el campo del antienvejecimiento. En los años ’30 demostró que la restricción de calorías permitía a los animales vivir más tiempo. Reduciendo un 40% de calorías en ratas consiguió que éstas vivieran entre un 40% y un 50% más, retrasando asimismo todo tipo de enfermedades. Desde entonces este tipo de experimentos de dietas restringidas en calorías han funcionado una y otra vez en seres vivos, como levaduras, moscas, mosquitos, ratones o peces. Todos los estudios conducidos en humanos sugieren que la rectricción calórica reproduce los mismos cambios biológicos que permiten extender la vida. El primer estudio en seres humanos fue en los años ’50 de la mano del fisiólogo Ancel Keys en la Universidad de Minnesota. Otro ejemplo es el del experimento Biosfera 2 llevado a cabo en 1991 en Tucson, Arizona. Epidemiológicamente también se confirman todos esos hallazgos; así, en la isla japonesa de Okinawa, cuya población es la más longeva del planeta, se consumen de 20% a 30% menos calorías que en el resto de Japón. En 2004 se publicó un estudio dirigido por el Doctor Luigi Fontana en el que los individuos con dietas de calorías restringidas no tenían ningún riesgo cardiovascular (el primer factor de mortalidad en Occidente) comparados con quienes seguían una dieta estándar. Esto significaba que tenían valores inferiores de colesterol total, colesterol malo LDL, o insulina en sangre, así como mayor colesterol bueno HDL. Posiblemente la conclusión más reveladora para el gran público resultó que quienes practicaban la restricción calórica mostraron un corazón propio de personas 15 años más jóvenes. Este estudio se enmarca de un proyecto a mayor escala denominado Calorie Restriction Society Research Project, que ha atraído la atención de la medicina antienvejecimiento de todo el mundo.
 


Nota legal | Normas de uso | Créditos


Copyirght 2005 by Metapharmaceutical Industrial SL